//
you're reading...
autoconsumo energetico, entradas

El autoconsumo, último ‘tren’ de la energía verde


 

El Gobierno de Mariano Rajoy planea un decreto dirigido a generalizar esta práctica

El autoconsumo, último ‘tren’ de la energía verde

El cerrojazo a las renovables deja la producción doméstica como tabla de salvación para el sector

José Sánchez Mendoza.– Las energías renovables son o deben ser el futuro, pero un país asfixiado por las deudas y el paro no se puede permitir 5.000 millones al año en primas para su producción, una cifra que se ha convertido en la causa oficial de la elevada tarifa eléctrica. Así ha justificado el ministerio de Industria, Turismo y Comercio la supresión las ayudas que recibían los productores de este tipo de energías. Como contrapartida, el Gobierno está confeccionando un modelo de autoconsumo, pendiente del desarrollo de varias normativas, para impulsar las renovables en el ámbito ‘doméstico’. Nuevamente el Ejecutivo pisa fuerte y se atreve con la cuadratura del círculo: suprimir las ayudas estatales, reduciendo así el coste de la electricidad para los consumidores, sin herir de muerte la industria de las energías limpias.

La situación del sistema eléctrico es caótica, con un elevado y creciente déficit de tarifa que amenaza su sostenibilidad. Este déficit tarifario es, a grandes rasgos, lo que debemos a las compañías eléctricas todos los usuarios del sistema: nada menos que 24.000 millones de euros. Y eso que pagamos por la luz un precio superior al de nuestros homólogos comunitarios, al incluirse en la factura eléctrica española conceptos como primas a energías limpias o retribución de otras actividades y servicios, que encarecen el recibo.

Por ello, el Consejo de Ministros aprobó el pasado día 27 de enero un  Real Decreto Ley  para suspender temporalmente los procedimientos de preasignación de retribución renovable y suprimir, también con carácter temporal, los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovable, residuos y cogeneración.

De este modo, se pretende poner un freno temporal a un sistema de retribución que entraña unos costes demasiado elevados para el sistema eléctrico, que provocan un incremento continuo del déficit de tarifa. La medida, nos aseguran,  no pondrá en riesgo la seguridad de suministro ni el cumplimiento de los objetivos con la Unión Europea en cuanto a las renovables. Asimismo, no afectará a las instalaciones en marcha ni a aquellas ya inscritas en los prerregistros.

La alternativa

El Gobierno ve el autoconsumo como una alternativa viable, tanto para los consumidores, que se ahorrarán cantidades significativas, como para el sector fotovoltaico, una industria que con la moratoria de las renovables está en riesgo de perder negocio y empleos, pero que podría salvarse si empieza a vender pequeñas instalaciones para viviendas.

El proyecto está en mantillas, pero a nadie se le escapa que dependerá enteramente de los consumidores, que serán quienes decidan si quieren instalar una placa fotovoltaica en su casa, por poner un ejemplo. A ellos deberán ir dirigidos todos los esfuerzos: los de la industria por ofrecer productos competitivos y que permitan ahorrar al agobiado usuario, y los del Ejecutivo para diseñar efectivos acicates para la ciudadanía, a fin de despertar su conciencia ‘verde’.

Por lo pronto, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) ya ha manifestado su entusiasmo: según esta entidad, las familias, las comunidades de vecinos y los municipios podrían ahorrarse las subidas en la factura eléctrica gracias a la instalación de paneles solares para autoconsumo. Siempre que la normativa sea adecuada, el autoconsumo puede suponer “una auténtica revolución ciudadana y municipal”, con un ahorro anual de hasta el 3% este mismo año.

Peaje

En la Fundación Renovables no son tan optimistas: declaran que actualmente consumir la propia energía que uno genera en casa no sólo no es posible, sino que no es rentable. Y que lo sea o no en un futuro dependerá del peaje.

¿Y en qué consiste ese peaje? Básicamente en tener que pagar por el uso de la red si la energía producida no se consume cuando se está generando.  Es decir, lo que sucedería en casi todos los hogares que apuesten por la fotovoltaica y la quieran consumir de noche. Lo que todavía no se sabe es si este peaje por hacer uso de la red sustituirá al peaje actual sobre suministro o será un peaje adicional.

Por el contrario, desde la Asociación de Productores de Energías Renovables afirman que con el peaje actual (unos 70 euros por MWh como tarifa de acceso) en las Islas Canarias el autoconsumo sería rentable por sí sólo en poco más de 12 meses para grandes instalaciones de cubierta o en un par de años para las viviendas, y antes de 2017 ya sí sería rentable para todo el país. En concreto, de aprobarse hoy, el autoconsumo con los 70 euros de peaje actual, sería rentable en todas las viviendas de la Península en cuatro o cinco años y entre tres o cuatro años para las grandes cubiertas.

Fuente:

http://www.capitalmadrid.com/2012/3/5/0000024621/el_autoconsumo_ultimo_tren_de_la_energia_verde.html

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: